Exclusivo: así debutará Supermercado Libre, la apuesta de Galperín que hace temblar a Coto, Walmart y Carrefour Más información
Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

El balance del debate: los puntos altos y bajos de Alberto Fernández y Mauricio Macri

El balance del debate: los puntos altos y bajos de Alberto Fernández y Mauricio Macri
La discusión mostró sus estrategias: Macri vinculó a Alberto F. con el pasado del kirchnerismo y el candidato del Frente de Todos lo acusó de mentiroso
14.10.2019 01.52hs Actualidad

Mauricio Macri, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, José Luis Espert, Nicolás del Caño y Juan José Gómez Centurión, los seis candidatos presidenciales, debatieron por primera vez en la Universidad Nacional del Litoral, el primero de los dos encuentros previstos antes de las elecciones generales del próximo 27 de octubre.

La discusión mostró las estrategias de los dos principales candidatos a imponerse en los comicios: así, Macri vinculó a Alberto Fernández con el pasado del kirchnerismo y el candidato del Frente de Todos lo acusó de mentiroso. Profudizaron sus diferencias y polarizaron el debate.

Pasados 15 minutos del arranque, el Presidente buscó sacudir a su rival kirchnerista en el punto más sensible: primero habló de "corrupción" y luego recordó las críticas, durísimas, que Alberto Fernández le hacía a Cristina Kirchner hace unos pocos años, casi como un dirigente opositor.

La acusaba, entre otras cosas, de haber destruido la economía y de haber malgastado las reservas, entre otras cosas. También, rememoró el candidato oficialista, se ocultaba la pobreza.

Esa primera reacción de Macri también contuvo, en un punto, una debilidad del Presidente en el debate. Tardó más de media hora en mostrar una reacción ante un Alberto Fernández más activo. Mucho para un candidato que corre muy de atrás, según el resultado de las PASO, que lo dejó 16,56% abajo de su rival del Frente de Todos.

Más allá de cierto nerviosismo inicial, que le hizo desperdiciar segundos en sus primeras intervenciones, con el correr del debate Macri mostró su gimnasia en este tipo de presentaciones, según consigna Clarín. Macri nunca se salió de eje pese a que por momentos soportaba un 5 contra 1.

Sí en un momento, hacia el final, el Presidente aprovechó un gesto de Fernández para criticarlo por el "dedito levantado" y "la canchereada del kirchnerismo", dos cuestiones que habían saltado desde hacía varios minutos en las redes sociales.

Por último, el candidato de Juntos por el Cambio eligió ir dejando una serie de palabras y frases asociadas a la propuesta de Juntos por el Cambio: verdad, decencia, respeto, libertad, equipo. 

Alberto Fernández 

Ya desde sus primeras frases de presentación, Alberto Fernández arrancó pegándole a Macri.

El candidato del Frente de Todos se había preparado con sus asesores durante la semana para difundir sus propuestas de Gobierno en el programa de mayor audiencia de toda la campaña, pero no hizo eso: desde el principio acusó al Presidente de mentir. La hizo en varias ocasiones, y en todas esas oportunidades le habló a su propio electorado. Por eso, en el balance de todo el primer tramo del debate, Fernández terminó hablando más tiempo de Macri que de sus propias ideas.

En el tramo dedicado a las relaciones internacionales, luego de asegurar que su plan para integrarse al mundo globalizado es hacerlo "de pie" y de denunciar que el Mercosur está "abandonado", Fernández habló de Venezuela, el flanco que había elegido Macri para pegarle. En ese punto, se diferenció de la posición de Cambiemos para decir que no quería ver a la Argentina participando de una intervención militar en Caracas.

Previsiblemente, según Clarín, se cuidó de considerar como una dictadura al régimen de Nicolás Maduro, algo que ya había hecho en la campaña.

En el plano de la economía, con el dedo derecho levantado y señalándolo una y otra vez -aunque sin mirarlo- le dijo a Macri que no sabía el daño que le había hecho al país su política económica. 

Fue, también, el momento en que se dedicó a hablarles a votantes que no están en el núcleo duro del kirchnerismo y el peronismo. "Yo no soy dogmático", avisó, y adelantó que tiene pensado apelar a la ortodoxia y a la heterodoxia para buscar salidas a la crisis económica. Allí dedicó también unos segundos a difundir su idea de convocar a un pacto social a "la industria, el campo, los que trabajan y el Estado".

No mencionó a la oposición en ese punto -y desnudó así el costado corporativo que tienen esa clase de arreglos-, pero elogió en dos oportunidades a Roberto Lavagna.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Te puede interesar