Más artículos
Microondas: el truco perfecto para que la carne quede jugosa y no se reseque al calentarla

Microondas: el truco perfecto para que la carne quede jugosa y no se reseque al calentarla

Microondas: el truco perfecto para que la carne quede jugosa y no se reseque al calentarla
La carne es uno de los alimentos que cuando no se prepara adecuadamente puede quedar reseca y carecer de la textura y el sabor clásicos
Por iProfesional
05.08.2020 18.44hs Actualidad

El microondas es uno de los electrodomésticos más presentes actualmente en la cocina. Son pocas las personas que carecen de este elemento, cuya practicidad es altísima y cuyos usos son prácticamente infinitos.

Calentar la comida de manera rápida y efectiva, cocinar algunos alimentos, descongelar ciertos productos, entre otros, son algunos de los usos más comunes que se le suele dar a este pequeño electrodoméstico. 

El microondas, más de una vez, ha permitido salir de un apuro al momento de organizar una cena o un almuerzo. Sin embargo, no todos los alimentos son fáciles de cocinar en este electrodoméstico, dado que no todos los productos quedan sabrosos y con buena textura cuando se introducen allí. 

La carne es uno de los grandes ejemplos de alimentos que son difíciles de calentar en el microondas. No porque no se caliente, de hecho cualquier objeto que se introduzca en el microondas adquirirá calor. En el caso de la carne el problema es que no siempre queda jugosa y con buen sabor. 

La carne no siempre queda jugosa cuando se calienta en el microondas
La carne no siempre queda jugosa cuando se calienta en el microondas

Tips para calentar carne en el microondas

En primer lugar, para calentar un trozo de carne completo hay que tener en cuenta algunas pautas.

Aunque parezca obvio, el alimento debe estar sobre un plato apto para microondas, ya sea de plástico o de vidrio. Siempre se debe chequear esta característica, dado que no en todos los casos los platos son aptos y así se puede arruinar una comida

Es ideal agregarle algún caldo o salsa, que se haya calentado antes por separado, encima de la carne. En caso de no tener esta alternativa, el agua puede ser una opción. ¿Para qué el líquido? A medida que la carne se caliente comenzará a absorber el líquido, lo cual impactará en que el interior no quede seco. En este punto es importante tener en cuenta que a medida que la porción de carne es más pequeña resulta más fácil de cocinar o de calentar, precisamente porque tiene menos posibilidades de quedar seca. 

Para cualquiera de las opciones que se seleccione, es esencial tener en casa una tapa plástica que se pone sobre cada plato en el microondas. Cubrir el recipiente contribuye a crear mayor humedad con el vapor que se desprende de la propia carne y del líquido que se le ha agregado. De esta manera se podrá retener el vapor, que quedará concentrado, y el recalentado o la cocción serán mejores.

Por último, se debe regular la potencia del electrodoméstico. Los microondas tienen la opción de modificar esta variable para tener más o menos intensidad aplicada al producto que se introdujo en su interior. Cuando se usa la baja potencia las ondas impactan de manera menos fuerte sobre el producto que se calienta, por eso se aconseja usar esta opción con la carne

Además, algunos microondas tienen la opción de distinguir entre el tipo de alimento que se ha puesto en el interior (carne, vegetales, pan). El modo en que se aplica el calor en cada caso es diferente, por eso se aconseja utilizar estas herramientas. 

Es por eso que se aconseja conocer los usos de este dispositivo antes de comenzar a utilizarlo. Aunque parezca una tontería, en los manuales suelen figurar cuáles son los productos que se pueden introducir en él y cuáles no se recomienda hacerlo.

¿Qué alimentos nunca deberías poner en el microondas?

Hay algunos productos que, por diversos motivos, no se deberían colocar en el microondas. Los expertos desaconsejan introducir los siguientes alimentos en este electrodoméstico, dado que podría no ser del todo seguro para los usuarios. 

No hervir agua en el microondas, pero ¿por qué?

Es cierto que es una afirmación que se suele escuchar con frecuencia. "No hay que calentar ni hervir agua en un microondas". Sin embargo, es probable que la mayoría de las personas desconozca el motivo real de esa recomendación. El fundamento radica en la forma en que se calientan los líquidos en el microondas. Precisamente esas ondas se transmiten como energía al líquido que hay en los alimentos, por lo que a la hora de calentar el agua sola hay una gran diferencia con una pava común, una olla, un jarrito o una pava eléctrica.

En cualquiera de los dispositivos mencionados, se calienta el fondo y el líquido más caliente sube, mientras que baja el de la menor temperatura. Pero en el microondas el agua se calienta de una manera homogénea. Como consecuencia de ello, la liberación del oxígeno —la ebullición— ocurre instantáneamente, como si de una explosión se tratara. Esta reacción física que tiene el agua por la forma de calentar que tiene el microondas puede provocar severas quemaduras si la persona toma el recipiente con sus manos descubiertas o si, algo que también puede suceder, desconoce la probabilidad de esta reacción.

Huevos

Es por eso que tampoco deben cocinarse los huevos cerrados -con cáscara- dentro del microondas. El líquido que tiene dentro se puede convertir en vapor con el calor, pero el problema es que ese vapor no tiene a dónde ir, porque la cáscara es hermética. En consecuencia, puede que el huevo explote -literalmente hablando- dentro del horno microondas o, en el caso más severo, en las manos de la persona que lo saca de allí.

Es importante tener en cuenta que cualquier recipiente cerrado de manera hermética se comportará de la misma manera que el huevo con su cáscara. Si se calienta una sopa, por ejemplo, u otro alimento con mucho líquido, dentro de un contenedor cerrado puede explotar.

Frutas y verduras

Otro peligro derivado de calentar la comida en el microondas es que algunos productos pueden perder sus propiedades saludables. Muchas frutas o verduras, alimentos con alto contenido de vitaminas, pueden perder las propiedades nutritivas como consecuencia del calor. Sin embargo, esta reacción se produce de la misma forma si se calienta o cocina en el microondas o de cualquier otra manera. El cambio en las características del producto está relacionado con el calor que recibe y no con el tipo de calor.

Las gaseosas tampoco

Las gaseosas parecen una bebida como cualquier otra pero tienen una gran cantidad de componentes, además del azúcar, el sodio y las grasas. Uno de los componentes de los tipos light de estas bebidas es el aspartamo, que cuando se calienta se puede transformar en formaldehído y resultar altamente tóxico para el organismo.

Es importante tener en cuenta que los síntomas de la intoxicación por este elemento son dolor de cabeza, debilidad, palidez, náuseas, vértigo, dificultad respiratoria, dolor de estómago, entre otros. Si por algún motivo el niño -porque afecta de manera aguda y severa a los niños- ha consumido una bebida azucarada caliente y presenta estas manifestaciones es esencial consultar con un especialista y comunicarle esa situación.

Chocolate

El chocolate es otro de los alimentos que no se debe introducir en el microondas. Si bien no tendría un efecto tóxico sobre el cuerpo, lo cierto es que es un producto que se quema cuando se lo calienta de esa manera. Aunque se ponga durante pocos segundos, el chocolate sufre un cambio en su composición y se quema, por lo que su sabor no va a ser sabroso y podría arruinar cualquier preparación.

El chocolate es otro de los alimentos que no se debe meter en el microondas
El chocolate es otro de los alimentos que no se debe meter en el microondas

Leche

Al calentar la leche en este electrodoméstico puede perder la mitad de los nutrientes que proporciona, además de eliminar parte de la vitamina B12 en un 40%.Pero no es el único lácteo que se desaconseja poner en el microondas. La manteca -también sucede con la margarina, aunque no es un lácteo- pueden perder el poco valor proteico que tienen de por sí, ya que la manera en que emite calor el electrodoméstico no es buena para estos alimentos. Además, es mejor no poner en el microondas un trozo grande porque, como calienta de manera desigual, algunas partes podrían quedar más calientes que otras.

Carnes procesadas

Las salchichas, chorizo, panceta, hamburguesas y otras carnes procesadas llevan conservantes y sustancias químicas que permiten que se conserven durante más tiempo. Sin embargo, al recalentar estas carnes en el microondas, se generan en sus componentes COPs (productos de colesterol oxidado) que dañan sus bacterias y las vuelven tóxicas para el consumo humano.

Lo más leído
Más sobre Actualidad