Más artículos

Después de una revelación de iProfesional: La aduana denunció a empresas que aprovechan el "rulo" del barbijo

Después de una revelación de iProfesional: La aduana denunció a empresas que aprovechan el "rulo" del barbijo
La denuncia de la Aduana, conocida en las últimas horas, involucra una maniobra que fue relatada en detalle por iProfesional el último 18 de agosto
Por Claudio Zlotnik
23.10.2020 09.19hs Economía

La Aduana denunció a una empresa que lleva importados 11 millones de barbijos en maniobras de sobrefacturación, con la intención de apropiarse de dólares a cotización "oficial" -hoy de $78- sin ningún tipo de restricciones ya que se trata de insumos médicos para atender el Covid.

La denuncia de la Aduana, conocida en las últimas horas, involucra una maniobra que fue relatada con lujo de detalles por iProfesional el último 18 de agosto.

La investigación oficial permitió determinar que la firma declaró la importación de 150.000 unidades de mascarillas a un precio unitario de u$s3,60, cuando el precio declarado en China fue de u$s1,20 cada una.

Lo que llamó la atención de las autoridades, además, fue que se trataba de una cantidad muy significativa, por tratarse de un importador que no se dedica al rubro de insumos médicos. La importadora es una compañía dedicada a traer electrónicos. Esa compañía importó una cantidad de barbijos superior a la que suelen traer las propias empresas de medicina, aún en plena pandemia.

De hecho, el organismo encabezado por Silvia Traverso investiga a unos 160 importadores de los casi 700 que importaron barbijos este año. Se los seleccionó por el valor declarado, que dio pautas de una posible sobrefacturación. Abarca a casi 300 operaciones de importación.

En todas las operaciones (no solo en la que documentó barbijos), la empresa ahora denunciada lo hizo con el mismo proveedor radicado en los EEUU., por más que en la mayoría de los casos la mercadería era de origen y procedencia China y por un monto superior al promedio que se visualizan en distintas operaciones de comercio exterior y muy superior con respecto a las cotizaciones directas de los fabricantes.

La denuncia realizada por la DGA comenzó a partir de una importación de mascarillas protectoras desechables KN95 desde China que fue facturada a través de una empresa en Panamá. La mercadería arribó al país directamente desde el fabricante chino sin que intervenga en ninguna instancia del movimiento de los barbijos el país centroamericano.

La maniobra denunciada, entonces, consiste en la triangulación comercial entre China, Panamá y Argentina

La magnitud del sobreprecio pagado es tal que no justificaría una simple intermediación comercial de la firma panameña. Las autoridades aduaneras consideran que el objetivo de dicha triangulación sería acceder al mercado de cambios al tipo de cambio oficial y fugar divisas

En paralelo, la DGA efectuó denuncias por infracciones aduaneras contra otras dos empresas por declaraciones inexactas en la importación de barbijos, ante un supuesto sobreprecio pagado en el flete. 

El organismo también investiga a un conjunto de firmas que habrían aprovechado el beneficio impositivo que el Gobierno otorgó a la importación de distintos insumos médicos a raíz de la pandemia del COVID-19. En las operaciones investigadas, las autoridades sospechan que las firmas declararon sobreprecios en la compra de barbijos y termómetros digitales, también con el fin de acceder al mercado de cambios y fugar divisas.

"Revitalizamos las herramientas de la Aduana para controlar maniobras de sobrefacturación de importaciones y subfacturación de exportaciones", dijo Traverso, que trabajó junto con la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, en el BCRA y en el Banco Nación.

Ante la pérdida de reservas, el Central extrema los controles y limita el acceso de los importadores

Ante la pérdida de reservas, el Central extrema los controles y limita el acceso de los importadores

Las reservas en la mira

Hoy pueden ser los importadores de barbijos, y ayer fueron las empresas multinacionales deudoras. En todo caso, lo que está desatada en la Argentina es una verdadera carrera para quedarse con las Reservas del BCRA por parte del sector privado.

En otra época, esa disputa se lanzaba ante el diagnóstico generalizado de que el tipo de cambio se había atrasado demasiado, que era cuestión de poco tiempo una devaluación, y que -entonces- había que apoderarse de los dólares "baratos".

Ahora hay una gran diferencia con aquellos momentos que existieron -por citar sólo un ejemplo- entre 2012 y finales de 2015 y que, de hecho, en el medio hubo una devaluación.

Pesce y Guzmán, en el medio de las tensiones por la ola de demanda de dólares

Pesce y Guzmán, en el medio de las tensiones por la ola de demanda de dólares

Lo más notorio es que ahora no existe un dólar oficial "barato". No hay un retraso cambiario. Lo que existe ahora -y desde ya hace varios meses- es una brecha muy amplia entre el "oficial" y los dólares "alternativos".

Y así como hasta el mes pasado hubo una cantidad récord de ahorristas que compraron el cupo mensual de u$s200 para hacer la diferencia en el "blue" -un rulo que puede dejarles a los compradores alrededor de $5.000 mensuales-, también hay una ola de "nuevos importadores" de barbijos y otros insumos médicos.

El Banco Central ya tomó nota de esta situación, y en las últimas semanas lanzó nuevos controles para identificar si los importadores de productos para atender el Covid-19 tienen experiencia en el rubro. Una medida, en todo caso, disuasiva pero que no va a morigerar la ola especulativa.

Temas relacionados
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído