Más artículos

Preocupante dato de la UCA: el desempleo llegó al 14,2% y no fue mayor porque la gente dejó de buscar trabajo

Preocupante dato de la UCA: el desempleo llegó al 14,2% y no fue mayor porque la gente dejó de buscar trabajo
El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica publicó este jueves los datos de su relevamiento sobre pobreza y empleo en la Argentina
Por iProfesional
03.12.2020 18.16hs Economía

Según un informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), en julio-octubre el desempleo en la Argentina llegó al 14,2%. Esto representa unos 2,7 millones de personas, 600 mil personas más que en el estudio anterior.

Sin embargo, la UCA advirtió que la cifra de desempleo podría haber sido mucho más alta si la población hubiera sido más activa en la búsqueda laboral, lo que no se produjo por la contracción general de la economía y de las expectativas asociadas. "De no haberse generado ese efecto desaliento, la desocupación se habría incrementado a niveles cercanos al 27,3%", alerta el informe.

De hecho, la UCA advirtió que "el nuevo escenario paralizó aún más la inversión, los consumos y la demanda de empleo en la economía formal, a la vez que frenó toda expectativa de reactivación, afectando especialmente a la pequeña y mediana empresa, profundizando la relación entre informalidad económica, pobreza y exclusión social".

Cierre de empresas y desempleo, resultados de la pandemia.
Cierre de empresas y desempleo, resultados de la pandemia.

Pandemia y pobreza

El 44,2% de los argentinos está sumergido en la pobreza, en medio del devastador impacto de la pandemia de coronavirus, que agravó el cuadro recesivo que ya venía afectando a la economía, según el informe difundido este jueves.

Incluso, la pobreza habría llegado al catastrófico nivel del 53,1% de la población si no se hubiesen implementado planes de emergencia como el IFE o la tarjeta alimentaria, indicó la institución.

El 65% de los menores de 17 años viven en hogares pobres, de acuerdo con el estudio realizado con datos relevados entre julio y octubre últimos.

Más de 7,5 millones de chicos y adolescentes viven en hogares con carencias básicas.

Sobre este punto, el informe alertó sobre una "persistente infantilización de la pobreza en la Argentina urbana".

Un 34,1% de la población cayó en la categoría de "pobres no indigentes" mientras que 10,1% están directamente en la indigencia, es decir, ni siquiera pueden cubrir la canasta alimentaria básica.

Crisis y pandemia: Argentina empeora sus niveles de pobreza.
Crisis y pandemia: Argentina empeora sus niveles de pobreza.

La pobreza golpea a 20 millones de argentinos

La mayor cantidad de pobres, que ya rondarían los 20,3 millones de personas, se disparó en medio de la pandemia de coronavirus, que impactó muy fuerte sobre la actividad.

El estudio, titulado "Informe de Avance: Deudas Sociales en la Argentina 2010-2020. Crisis del empleo, pobrezas y desigualdades estructurales en el contexto COVID-19", reflejó un fuerte deterioro social con relación al 2019, cuando la pobreza ya era muy alta, del 40,8%.

Medidos por hogares, los afectados por la pobreza subieron del 32,1% al 34,9%.

El desempleo subió del 10,6% (2019) al 14,2%, de acuerdo con esos datos.

El dato de pobreza también se amplificó, explicó la UCA, porque se amplió la consulta a 30 partidos del Área Metropolitana del Gran Buenos Aires, seis más que los consultados por el organismo oficial de estadística.

El AMBA fue una de las zonas donde mayor pegaron las medidas de aislamiento social para contener los contagios de Covid-19.

El director del Observatorio, Agustín Salvia, dijo que "las medidas de aislamiento obligatorio adoptadas generaron una crisis de oferta y demanda de bienes, servicios y mano de obra laboral".

Explicó que esto "tendió a alterar la validez de indicadores clásicos utilizados para medir la condición de actividad, la pobreza por ingresos y las demandas de salud y educación, entre otras dimensiones".

Los datos relevados entre julio y octubre de este año son los más altos de toda la serie que arranca en 2010.

Corresponde a la "pobreza de ingresos" que surge de comparar los ingresos de los hogares con los valores de la canasta de indigencia y de pobreza.

"Las evidencias presentadas en este informe confirman que bajo el escenario de crisis COVID-19, las capacidades monetarias de los hogares experimentaron un deterioro abrupto y pronunciado, con efecto regresivos sobre la pobreza y la indigencia", dijo Salvia.

Salvia alertó que la pobreza sube con mucha fuerza en los segmentos de trabajadores marginales e integrados y en el Conurbano bonaerense.

"Entre estos grupos, la pobreza crece casi ininterrumpidamente desde 2013-2014, y evidencia un nuevo salto en el contexto de pandemia", señaló.

Dijo que "la indigencia también aumenta, afectando más a los segmentos marginal e integrado de trabajadores, y es transversal a todas las regiones urbanas, aunque con mayor fuerza en el conurbano bonaerense".

"El efecto COVID no fue ´democrático´, no afectó a todos por igual: entre los sectores de abajo se acentuó el deterioro social, mientras la cúpula de la pirámide está ahora más concentrada y protegida", consideró.

El informe consigna que sin los distintos programas sociales (IFE, AUH, tarjeta alimentaria, pensiones no contributivas y otros), la pobreza hubiera saltado del 44,2% al 53,1% de la población urbana.

Estimó que el efecto del ingreso familiar IFE, de 10.000 pesos otorgados en algunos meses, incidió 8,3 puntos en reducir la indigencia y 6,4 puntos en la pobreza.

"El IFE habría sido la política con mayor impacto absoluto sobre las tasas de pobreza e indigencia, en comparación con las demás políticas de transferencias implementadas", señaló el informe.

Temas relacionados