Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Financial Times, duro con Macri: "Su falta de contacto con la realidad asustó a los mercados más que la vuelta de Cristina"

Financial Times, duro con Macri: "Su falta de contacto con la realidad asustó a los mercados más que la vuelta de Cristina"
Según el Financial Times, Mauricio Macri no puede convencer a los votantes de la clase media diciendo que mantiene felices a los mercados
13.08.2019 16.17hs Finanzas

Los resultados de la encuesta deberían haber actuado como un balde de agua fría sobre las ambiciones políticas de Mauricio Macri. En cambio, el presidente prometió defenderse y culpó de la caída del mercado a los votantes. 

Argentina acudió a las urnas el domingo para elegir a los candidatos en las elecciones presidenciales que se celebrarán el 27 de octubre. Sin embargo, no hubo candidatos en competencia ya que todos los partidos principales solo presentaron una opción.

El presidente Mauricio Macri, que tiene la intención de postularse para un segundo mandato, esperaba terminar codo a codo con el líder opositor peronista Alberto Fernández. Ni siquiera estuvo cerca. Fernández ganó las primarias por un amplio margen (47 por ciento a 32 por ciento), suficiente para asegurar la presidencia en octubre (45 por ciento es el umbral para evitar una segunda vuelta).

Con los votantes dando a Fernández una ventaja de 15 puntos, el peso cayó mientras que el Merval, el índice bursátil local, perdió el 48 por ciento de su valor en términos de dólares estadounidenses. Los bonos gubernamentales en dólares perdieron alrededor del 25 por ciento en promedio, con rendimientos que aumentaron a alrededor del 35 por ciento en los pagarés a corto plazo, mientras que los segurods de default (CDS) mostraron una probabilidad implícita de incumplimiento del 75 por ciento.

Los resultados deberían haber actuado como una lluvia fría sobre las ambiciones políticas de Macri. Lejos de eso. En una conferencia de prensa, prometió defenderse y culpó de la caída del mercado a los votantes. Esta pérdida presidencial de contacto con la realidad puede haber asustado a los mercados aún más que la perspectiva del regreso de Cristina Fernández de Kirchner. Después de su conferencia de prensa, el Bonar 24, uno de los títulos de deuda pública más líquidos de Argentina, cayó a 51 centavos.

La incertidumbre de los inversores está en su apogeo. Todavía recuerdan su última experiencia de la futura vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

A pesar de la lluvia de dólares que el FMI ha estado invirtiendo en el gobierno del Sr. Macri (u$s50 mil millones de un programa de u$s57 mil millones deberían haberse desembolsado mientras todavía es presidente), no es difícil entender por qué la gente le dio la espalda a su gobierno. Su campaña política reformista enfatizó la lucha contra la corrupción, la inversión pública y la nueva "integración al mundo" de Argentina. Pero el electorado se sintió más conmovido por los vívidos argumentos que salían de sus bolsillos.

La economía argentina está en recesión, el producto interno bruto es más bajo y el desempleo más alto que en 2015, cuando Macri asumió el cargo. La inflación se acerca al 50 por ciento, aproximadamente el doble que en 2015, y la deuda pública también se ha más que duplicado.

A pesar de los escándalos de corrupción que envuelven a la Sra. Kirchner (ha sido acusada penalmente de cargos de asociación ilícita, lavado de dinero, encubrimiento y administración fraudulenta), una gran mayoría de argentinos siente que tienen buenas razones para creer que "con Cristina estábamos mejor".

No todos los que están económicamente nostálgicos por su tiempo en el poder están dispuestos a soportar verla nuevamente en el gobierno. Pero Macri ya no puede contar con convencer a la clase media para que vote por él con el argumento de que puede mantener contentos a los mercados.

La incertidumbre de los inversores está en su apogeo. Todavía recuerdan su experiencia previa con el futuro vicepresidente. Sin embargo, esta no es toda la historia. Los mercados también están preocupados por lo que Macri podría hacer ahora para intentar aumentar sus posibilidades, casi insignificantes, de ser reelegido.

Si cree que estabilizar el tipo de cambio podría ayudarlo a recuperar el apoyo de la clase media, podría usar esos dólares del FMI para apuntalar el peso. Eso sería desastroso. El FMI seguramente detendría el flujo de financiamiento, forzando un incumplimiento de la deuda pública.

Es importante señalar que el fondo considera que la deuda de Argentina es "sostenible pero sin una alta probabilidad". En la jerga del FMI, esto implica la posibilidad de reestructurar la deuda pública (o "modificar su perfil": una especie de reestructuración "ligera"). Para evitar que esto suceda, el Gobierno debe contar con la voluntad del inversor privado de refinanciar todos sus reclamos al vencimiento.

La negación de Macri de la realidad política y el regreso de Fernández hacen que esto sea cada vez más improbable. Además, los inversores privados son lo suficientemente inteligentes como para saber que el FMI, como acreedor privilegiado, será el primero en la fila. Si no hay suficiente dinero para pagar todas las deudas, serán sus créditos, no los del fondo, los que se reestructurarán con pérdidas.

Por su parte, Fernández, aunque ahora es el favorito para convertirse en presidente, no está dispuesto a tomar la iniciativa. En una entrevista televisiva el lunes, argumentó que no había mucho que pudiera hacer por la economía argentina, afirmando: "Solo soy un candidato".

Si bien eso es técnicamente cierto, los inversores apreciarían verlo comenzar a actuar como un estadista responsable, más bien que como un activista haciendo una oferta solo para destituir al titular. Si Fernández convocara una reunión del FMI, hiciera algunos comentarios favorables para el mercado y nombrara un equipo económico creíble, Argentina aún podría evitar otro colapso.

El país necesita desesperadamente garantizar una transición fluida entre un gobierno que perdió el apoyo popular y un líder de la oposición que aún necesita ganarse la confianza del mercado. Por desgracia, Macri se resiste a lo inevitable y Fernández finge que no puede hacer una contribución positiva. Los mercados aún pueden confrontar ambos con la realidad. . . y poner de rodillas a Argentina.

---

El artículo de Financial Times fue realizado por Héctor Torres, ex funcionario del FMI.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar