¿El agua con gas tiene los mismos beneficios para la salud que el agua normal?

¿El agua con gas tiene los mismos beneficios para la salud que el agua normal?
El agua con gas, o la soda, son un producto de consumo masivo que parece cumplir con las mismas cualidades que el agua, pero ¿es así?
Por iProfesional
27.09.2021 12.00hs Health & Tech

El agua con gas es agua con anhídrido carbónico, lo que le da esas burbujas que chisporrotean en tu boca al beber y que producen ese característico sonido refrescante al desenroscar el tapón de la botella. Todo placer.

Al ser el agua su elemento principal los nutricionistas coinciden en señalar que hidrata lo mismo que el agua "normal". Pero ¿es igual de saludable?

Lo primero que se debe saber es que existen distintos tipos. Por un lado, están las que incorporan el ácido carbónico de manera natural, es decir, salen así del manantial, y las aguas carbonizadas de manera artificial.

También existen diferentes tipos en función de la cantidad de gas que se le agrega.

Así, es posible encontrar aguas efervescentes o aguas de aguja (para las aguas con gas de carbonatación más baja) y aguas con carbonatación ligera, clásica y gruesa.

Por último, existe variedad en el mineral utilizado: bicarbonatada (predomina bicarbonato), cálcicas, sódicas, cloruradas, etc.

Si se tiene en cuenta toda esta información, uno de los aspectos más relevantes es tener claro que una cosa es el agua con gas a las que solo se les ha añadido ácido carbónico y otra ciertas preparaciones tipo gaseosas, aguas de soda o aguas de seltz más similares a las gaseosas.

El agua con gas es una de las alternativas al agua común
El agua con gas es una de las alternativas al agua común

Cuáles son los beneficios de tomar agua con gas

Como se ha señalado, tenga burbujas o no, ambos tipos hidratan igual.

También se suele decir que el agua con gas puede ser un aliado en la pérdida de peso. La razón es que parece favorecer la sensación de saciedad, ya que el gas contribuye a la distensión del estómago.

Aunque algunos estudios han señalado este efecto. Lo cierto es que tampoco existe demasiada evidencia al respecto.

Asimismo, podría ayudar a tener un mejor proceso de digestión. Esto es así porque al aportar ácido carbónico y juntarse con el ácido del estómago, se estimula la segregación de los jugos gástricos ayudando al proceso digestivo y evitando digestiones pesadas.

De todas maneras, es necesario considerar que el agua con gas es más ácida a la boca que la de la canilla.

Tal como indica un artículo publicado en The New York Times, el agua con burbujas contiene dióxido de carbono, que se convierte en ácido carbónico al mezclarse con la saliva, lo que reduce el nivel de pH de la boca.

Las bebidas con un pH más bajo pueden ser erosivas para los dientes, haciéndolos más susceptibles a las caries. Sin embargo, de acuerdo a algunos estudios, el agua con gas no parece tan corrosiva para tu esmalte como puedan ser otras bebidas, tales como refrescos o zumos.

Aunque se debe tener en cuenta que algunas marcas incluyen ingredientes como el ácido cítrico para dar sabor, lo que puede elevar el nivel de acidez. Lo mismo sucede si se le agregan jugos cítricos o rodajas de cítricos.

¿Hay casos en los que se desaconseja el consumo de agua con gas?

Uno de los inconvenientes del agua con gas es, precisamente, el gas.

Cuando se traga la carbonatación, ésta tiene que salir por algún sitio, así que o bien se eructa o se pasa a través de la flatulencia, explican los expertos. En caso de ser una persona que ya tiene problemas con los gases y la hinchazón, puede causarte más síntomas. 

La hinchazón es, obviamente, una de las consecuencias de consumir agua con gas en forma constante
La hinchazón es, obviamente, una de las consecuencias de consumir agua con gas en forma constante

Por otro lado, la carbonatación también puede empeorar el reflujo ácido.

Este ocurre cuando el ácido encargado de iniciar la digestión en el estómago retrocede hasta el esófago, el cual conecta estómago y boca. Las consecuencias de esto son muy conocidas: esa sensación de quemazón o acidez entre el pecho, la boca y la garganta.

Es normal que el gas haga eructar, algo que suma más ácido al esófago.

Además algunas evidencias científicas también apuntan a que relaja el esfínter esofágico lo que a su vez favorece el reflujo al escaparse el ácido del estómago.

Por lo que las personas con problemas en el tracto digestivo, de flatulencias o acidez estomacal no deberían tomar o al menos abusar de esta bebida.

Dicho esto, dado que se trata de agua con una sensación refrescante derivada del gas, supone una opción mucho más que recomendable frente a las gaseosas o jugos cargados de azúcar.

Temas relacionados
Health & Tech en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído