Más artículos
Ley de Emergencia Económica y "el esfuerzo de los que más tienen": cuáles son las subas de impuestos que se vienen

Ley de Emergencia Económica y "el esfuerzo de los que más tienen": cuáles son las subas de impuestos que se vienen

Ley de Emergencia Económica y "el esfuerzo de los que más tienen": cuáles son las subas de impuestos que se vienen
Se prevé una suba en las retenciones, un incremento en Bienes Personales y un freno al Consenso Fiscal para así limitar la baja de Ingresos Brutos
Por Hernán Gilardo
12.12.2019 06.17hs Impuestos

Ya es un hecho. El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, confirmó que en sesiones extraordinarias se buscará la aprobación de una nueva Ley de Emergencia Económica. Y el dato es significativo, porque la norma permitiría "aumentar los impuestos sin pasar por el Congreso".

Puntualmente, se trata de un recurso legal que le da amplios poderes al Poder Ejecutivo para, entre otras cosas, modificar alícuotas de impuestos.

Y esto ocurre luego del claro mensaje que dio este martes el presidente electo Alberto Fernández en la asamblea legislativa: "Hasta eliminar el hambre le pediremos mayor esfuerzo solidario a quien tenga más capacidad de darlo".

La traducción es clara: ante la necesidad de mejorar el ingreso fiscal para cumplir obligaciones financieras y, sobre todo, para estimular la reactivación de la producción, la nueva Ley de Emergencia Económica dará luz verde para subir los tributos que recaen sobre "los que más tienen".

El incremento de la carga fiscal, se apoya en principio, en tres ideas que se encuentran ampliamente consensuadas en el gabinete económico de Alberto Fernández; y serán de inmediata aplicación.

En primer término, se elevarán los derechos de exportación. Las polémicas "retenciones" se aplicarían en base a un esquema escalonado industrial-exportador. Es decir que los productos con mayor industrialización soportarán menores retenciones.

Si bien se llegó a hablar de una tasa de 35% aplicable a las exportaciones de soja, el porcentaje final sería aun menor. El objetivo es conseguir alrededor de u$s2.000 millones adicionales al año.

Ante la inminente suba de retenciones, se incrementó la cantidad de declaraciones juradas de ventas al exterior (DJVE) de la cosecha 2019/2020 para pagar retenciones sin el incremento.

Más precisamente, las DJVE subieron casi 1.000% en soja, 230% en maíz y 53% en trigo en relación al año pasado.

Bienes Personales

El otro pilar de la suba impositiva refiere al Impuesto sobre los Bienes Personales, cuya alícuota actualmente se ubica en el 0,75%. Se habla de duplicar dicha alícuota e, inclusive, establecer un nivel mayor para los bienes ubicados en el exterior. Una propuesta que ya crea polémica entre los expertos.

"La aplicación de impuestos extraordinarios sobre Bienes Personales, además de no ser relevante desde el punto de vista de la recaudación, superará la frontera de confiscatoriedad establecido por la jurisprudencia actual", advierte César Litvin, CEO de Lisicki, Litvin & Asociados.

"Este tipo de medidas terminan recayendo en las Pymes y en la clase media, ya que quienes tienen un importante patrimonio encuentran la forma de defenderse en la justicia y de evitar el pago de estos impuestos", indica Iván Sasovsky, CEO de Sasovsky & Asociados.

Fin del "Consenso Fiscal"

Además, la nueva Ley de emergencia Económica permitiría poner un freno a la reducción de impuestos que estaba prevista en el Consenso Fiscal firmado hace dos años. El Impuesto a las Ganancias para empresas, por ejemplo, debía bajar al 25% el año próximo, pero seguramente no será implementado.

Asimismo, el fin del pacto fiscal permitiría una reposición del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, pese al compromiso de las provincias de reducir gravámenes distorsivos para la actividad productiva. 

Quienes critican esta reforma señalan que sería un retroceso en el sentido de que volvería a aumentar el peso del Gobierno central en la coparticipación impositiva que, a modo de compensación, le permitiría a los gobiernos provinciales un mayor margen de determinación de impuestos en el ámbito local.

"Suspender el Consenso Fiscal es regresar al aumento del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, el peor tributo; y también Sellos. Ambos impuestos son de épocas medievales, que han aumentado groseramente en los últimos 20 años", asegura de manera categórica Litvin.

"Es como rociar con veneno la actividad económica", sentencia el reconocido tributarista.

A fin de reforzar la idea, Litvin señaló que suspender el Consenso Fiscal "es pulverizar todo el esfuerzo para bajar la desbordante carga de los tributos provinciales y municipales. Los fondos que recibieron las provincias por su compromiso para reducir los impuestos deberán ser devueltos".

Impuesto a las Ganancias: un menor alivio para el bolsillo de los empleados

De acuerdo con el índice de Remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (Ripte), el alivio en el Impuesto a las Ganancias (actualización del mínimo no imponible y demás deducciones) debería ser de 44,28% a partir del 1 de enero próximo.Sin embargo, el alivio va a ser un 20% menor. Esto es así, ya que la suba del piso del impuesto se adelantó en igual porcentaje en agosto pasado, a través del decreto 561, como una de las medidas de alivio que aprobó el gobierno saliente luego de la derrota en las PASO.

Por lo tanto, al 44,28% debe descontarse un 20% del anticipo efectivizado este año.

Más allá de estos tres proyectos ya consensuados, el gabinete económico de Alberto Fernández evalúa múltiples iniciativas para incrementar la presión fiscal:

- Impuesto ecológico al glifosato.

- Aplicación de impuestos extraordinarios por dos años: mediante una alícuota especial de Bienes Personales, a los activos reales y financieros radicados en el exterior; a las utilidades del sector financiero, aplicable sobre la rentabilidad sobre los activos (ROA) y sobre los fondos propios (ROE) de cada entidad; a la compra venta de divisas.

Advertencia de expertos

Mientras esperan las confirmaciones oficiales para las modificaciones impositivas que han circulado durante las últimas semanas, los principales referentes en temática tributaria han dado a conocer su predisposición negativa a muchas de las propuestas. En algunos casos, observan que habría implicancias legales, mientras que en otros creen que traerían resultados contraproducentes en materia de recaudación fiscal.

Por caso, Sebastián Domínguez, socio de SDC Asesores Tributarios, considera un error pretender gravar con un impuesto -se entiende que sería Ganancias- a la compra-venta de divisas, hoy por hoy exenta para personas humanas.

"Una persona ahorra en dólares para protegerse de la inflación y los problemas económicos. Y cuando venda los dólares deberá pagar Ganancias, incluso sobre rentas nominales no ajustadas por inflación", alerta el experto.

Entre las medidas en evaluación, figuran: 

-Redefinir la estructura de los impuestos internos para alcanzar efectivamente y de modo diferenciado a las manifestaciones de consumo suntuario y superfluo.

-Incorporar un impuesto sobre las transacciones financieras con tasas diferenciadas, según los objetivos de política económica, que reemplace al actual impuesto al cheque.

-Mejorar el gravamen sobre las rentas financieras para darle mayor progresividad al impuesto a las ganancias. No debe ser cedular: debe integrarse al resto de los ingresos computables.

-Crear un impuesto de alcance nacional sobre la propiedad inmueble, articulado y coordinado con el inmobiliario provincial.

Al respecto, Carlos Roca, CEO de Croca Consultores, asegura que un impuesto nacional a las propiedades "quedará inoperante por pactos fiscales, por distribución de potestades tributarias en la Constitución Nacional y por la violación del principio tributario de la doble imposición".

En tanto, Sebastián Domínguez destaca la superposición: "No sólo se encuentra alcanzado en Bienes Personales, sino con otro impuesto (impuesto nacional a la propiedad), además de que se debe tributar el impuesto inmobiliario provincial correspondiente".

"Es decir, pagar tres impuestos por la tenencia de un inmueble", alerta Domínguez.

"No hay margen para la creación de más impuestos. Los inmuebles ya tributan el inmobiliario provincial y el impuesto sobre los Bienes Personales. Todas estas propuestas tienden a ser confiscatorias y harán deprimir todavía más el castigado mercado inmobiliario", indica Diego Fraga, socio del estudio RCTZZ.

- Recrear un Impuesto al Enriquecimiento Patrimonial a Título Gratuito (impuesto a la herencia nacional).

"La propuesta de crear el Impuesto a la Herencia a nivel nacional resulta contraria a la Ley de Coparticipación y totalmente incompatible con el Impuesto a los Bienes Personales, porque expone a una multiplicidad de gravámenes a un mismo patrimonio", advierte César Litvin.