Más artículos

Frente al Ministerio de Justicia, pidieron renuncia de Alak por acto en la ESMA

Frente al Ministerio de Justicia, pidieron renuncia de Alak por acto en la ESMA
Grupos de DDHH, partidos de izquierda, sindicatos y organizaciones se manifiestaron frente a la cartera contra la "banalización" de la memoria
Por iProfesional
08.01.2013 18.40hs Legales

Organismos de derechos humanos, partidos de izquierda, sindicatos y diversas organizaciones sociales marcharon este martes al Ministerio de Justicia para reclamar la "inmediata dimisión" de su titular, Julio Alak, a quien acusan de "banalizar" la política de derechos humanos por haber realizado un asado en la sede de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA)

La protesta fue convocada frente al edificio de Sarmiento 329 y para repudiar una convocatoria del Ministerio de Justicia que incluyó un asado de fin de año en la ESMA, el mayor centro de tortura de la última dictadura argentina, hoy consagrado como un espacio para la memoria.

La polémica celebración tuvo lugar el pasado 27 de diciembre, con motivo de la presentación del Plan Estratégico 2012-2015 del Ministerio de Justicia, a la que asistieron decenas de empleados judiciales.

Alak defendió en ese momento el festejo al alegar que "acciones como estas permiten resignificar este espacio que, durante el terrorismo de Estado, funcionó como centro clandestino de detención tortura y exterminio". 

Sin embargo, las organizaciones de derechos humanos critican al funcionario ya que en la Esma los militares denominaban "asado" a la práctica de quemar cuerpos.

De la marcha participaron miembros de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, Madres de Plaza de Mayo y dirigentes ligados a organizaciones políticas y sindicales, como Jorge Altamira, Vila Ripoll, Pablo Miceli, Víctor De Genaro y Miguel Bonasso, entre otros. 

Altamira sostuvo que el ministro de Justicia debe renunciar, tras lo que denunció como una "banalización de la ex ESMA". Y consideró, además, que el Gobierno "no tiene títulos para monopolizar la memoria de la ex Esma", donde funcionó uno de los peores centros de detención de la última dictadura militar.

El dirigente denunció que Alak "es más que una política de asados" y agregó que "es una política de ahogo a quien mantiene una posición independiente en el tema de derechos humanos y una política de cooptación a los acólitos del oficialismo".

Altamira criticó al Gobierno porque "se arroga el monopolio de la memoria y no tiene ninguna autoridad para hacerlo porque es un Gobierno compuesto por notorios representantes de los intereses económicos a los cuales combatió la mayor parte de los que terminaron secuestrados, desaparecidos".

En tanto, Patricia Walsh, hija del periodista y militante montonero Rodolfo Walsh que estuvo recluido en la ESMA, también cuestionó a Alak por realizar un asado en ese centro de detención y tortura. "El ´asadito´ en la Esma es cremar los cuerpos", afirmó.

"Lo que pienso es que no se pueden hacer actividades como estas y además con algunas modalidades que los mismos trabajadores del Ministerio de Justicia han denunciado, sea la presión de los jefes para concurrir a esta actividad con vehículos que los iban a llevar", sostuvo.

Asimismo, Walsh denunció que "el campo de deportes de la ESMA que sigue perteneciendo a la Armada no formó parte de la recuperación". "Allí es posible que estén los restos óseos de nuestros seres queridos", añadió.

Temas relacionados
Legales en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído