Exclusivo: así debutará Supermercado Libre, la apuesta de Galperín que hace temblar a Coto, Walmart y Carrefour Más información
Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Debate presidencial, capítulo dos: analistas dan su veredicto final

Debate presidencial, capítulo dos: analistas dan su veredicto final
La última disputa discursiva entre los seis candidatos presidenciales dejó ganadores y perdedores, según politólogos consultados por iProfesional
Por Mariano Jaimovich
21.10.2019 01.16hs Política

Fue la revancha esperada y la última oportunidad de los seis candidatos presidenciales antes de las elecciones generales del domingo que viene, para mostrar su potencial, poder seducir algún votante más y también para mantener "fidelizados" a sus seguidores.

De hecho, la mayoría abrió su discurso contestando las críticas recibidas tras la primera participación, e intentó con suerte dispar no repetir errores, distinguirse claramente de sus oponentes y brindar propuestas a futuro, algo que no había aparecido antes con notoriedad.

En sí, el resultado del debate en Buenos Aires fue dispar para todos los postulantes, donde cada uno pudo aprovechar en mayor o menor medida esta nueva instancia masiva respecto al encuentro de la semana anterior en Santa Fe, en un marco condicionado por las reglas de un formato que les otorgó poco tiempo y limitadas posibilidades de confrontar mano a mano con sus adversarios, debido a que ya estaban sorteados el orden de los temas y de las exposiciones.

Para conocer cómo les fue a los distintos aspirantes a ser el nuevo Presidente de la Nación, iProfesional dialogó con experimentados analistas políticos, que subrayaron los puntos destacados que dejó el segundo debate.

Uno de los aspectos más destacados por los expertos fue la lucha golpe a golpe entre un Alberto Fernández que se mostró más moderado y contenido, y un Mauricio Macri que salió a "pegar" de manera directa y más pensada. En ambos casos para argumentar que "no son lo mismo".

También hubo tiros cruzados con "chicanas" hacia estos dos, en medida pareja pero con más anestesia, con el objetivo de arrebatarles electores, por parte de Nicolás Del Caño, Juan José Gómez Centurión y José Luis Espert. En especial, en temas de infraestructura, corrupción y economía.

Finalmente, más moderado y sin tanto ánimo para confrontar en forma directa, Roberto Lavagna no entró en la dialéctica de denuncias puntuales, pero hizo críticas más generales a la política económica de Macri.

Contragolpe de Macri a Fernández

Después de la supremacía del domingo anterior de Alberto Fernández, en este caso el Presidente Mauricio Macri se mostró más seguro, agresivo y contundente con la utilización de varios argumentos contra su principal contrincante.

"Mejor Macri en este debate, aun con temas que no le convenían. Respondió golpe por golpe y mostró otra actitud. Incluso se lo vió mucho mejor gestualmente", indica a iProfesional Carlos Fara.

En este sentido, Julio Burdman, analista político de Analytica, coincide que "en esta oportunidad Macri estuvo un poco mejor", sobre todo porque en este debate debió afrontar los temas que más lo favorecían, como seguridad e infraestructura y los institucionales, sobre todo por las causas de corrupción que hubo contra el kirchnerismo.

Otras de las claves que dejaron mejor parado al actual Presidente de la Nación en el intercambio contra los otros candidatos, según Esteban Regueira, director de la consultora Clivajes, fue que se lo observó "más chicanero, rápido y más estudiado en los datos expuestos, porque en un par de cruces Fernández no pudo responderle".

Para el analista político Mariano Tato esa "soltura" de Macri y el estilo "confrontativo" fueron, claramente, la definición de "ya no tengo nada que arriesgar".

En cuanto a Alberto Fernández, la coincidencia generalizada es que hizo acuse de recibo a que utilizó el "dedo acusador" que tuvo tras el primer debate, y para moderar su imagen y no ser tildado de "soberbio" salió este domingo con una actitud tanto más calma como moderada, aunque continuó con una estrategia de ataque a la gestión de Cambiemos. A ello lo complementó con algunas propuestas de gobierno.

"Alberto tuvo como tema central la economía, pero me llamó la atención que no se focalizó más en ese aspecto en todo momento. Creo que se apegó demasiado a las reglas, Yo hubiera sido más disruptivo, pese a que no sé si todo esto puede influir en el votante", resume Burdman a iProfesional.

Para el politólogo Pablo Roma, el candidato del Frente de Todos fue sólido sin entrar en el "golpe por golpe, reafirmando algunas ideas que ya había planteado en el debate anterior".

En ello coincide Fara, a la vez que acota que Fernández bajó el tono gestual del dedo acusador, pero "estuvo menos preciso, quedó un poco opaco y se reiteró mucho".

Desde el punto de vista estratégico, Sergio Berensztein concluye a iProfesional que Alberto "jugó al empate", donde por momentos prefirió no meterse en ciertos temas por "conflicto de intereses".

Quizás por este tema también Cristian Buttie, director de CB Consultora, considera que hubo un cambio de "180 grados" del candidato del Frente de Todos.

Tato interpreta que la moderación de Fernández fue notoriamente indicativa de "no debo arriesgar porque esto ya está", y que salió a no perder la contienda discursiva "validando que va a ser Presidente".

Candidatos en la disputa

En cuanto al desempeño de los otros cuatro candidatos que, según las últimas PASO, se encuentran mucho más lejos en las posibilidades de llegar a la Casa Rosada, la respuesta unánime de los analistas consultados por iProfesional es que "todos mejoraron", pero que se mantuvo la tendencia del primer debate.

¿Qué quiere decir? Que José Luis Espert se destacó por sobre el resto ya que "acertó con la actitud y estilo personal", dice Burdman, para resaltar su "creatividad y énfasis de propuestas de ideas que plantea de forma sencilla y contundente".

En tanto, hubo consenso que Lavagna fue "el más flojo", sentencia Fara. En ello, agrega Regueira sobre el candidato de Consenso Federal, es que su deslucido desempeño puede hacerlo "perder algún voto y que éste vaya hacia Macri".

En cuanto a Nicolás Del Caño, para Roma fue el que trató de "desarticular" el discurso de Macri.

En ese sentido, Buttie completa que el candidato del FIT "mejoró, con un rol mucho más contundente, y haciendo el trabajo sucio de Alberto Fernández".

Y finaliza que Gómez Centurión mejoró pero "pasó desapercibido". Incluso, se evidenció que volvió a estar a desfasado con los tiempos de exposición y que no pudo desarrollar algunas ideas en el lapso establecido.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar