Más artículos

A tener en cuenta: estas son las bebidas sin alcohol más sexys y deliciosas

A tener en cuenta: estas son las bebidas sin alcohol más sexys y deliciosas
Así sea por elección o por algún tipo de restricción, hay personas que no pueden tomar bebidas alcohólicas; cuáles son las opciones sin alcohol más ricas
18.02.2020 18.44hs Recreo

Actualmente el alcohol parece ser un componente prácticamente natural en la mayoría de las actividades sociales. Reuniones familiares, fiestas de cumpleaños, celebraciones de todo tipo, comidas de trabajo y cenas relajadas con amigos. En todos esos contextos suele haber alguna bebida con alcohol, ya sea vino, cerveza o tragos de colores, innovadores y disruptivos.

Hay quienes toman más y quienes eligen restringir las cantidades de alcohol que consumen, pero lo cierto es que la mayoría de las personas -y sobre todo en situaciones como las mencionadas- toma una copa de alguna bebida alcohólica.

Pero no todas las personas forman parte de este grupo. Hay muchos hombres y mujeres que no pueden, no deben o no quieren ingerir bebidas que contengan alcohol. Lo importante, más allá del motivo, es ofrecerles una opción que puedan consumir junto al resto de los comensales o invitados, de modo que puedan disfrutar de la salida o la velada tanto como los demás.

¿Cuáles son las bebidas sin alcohol con más glamour, más sexys y deliciosas?

Shirley Temple

El cóctel Shirley Temple fue creado por un barman del restaurante Chasen's, en la década del '30. La receta original, hecha a base de ginger ale, jugo de naranja y granadina, fue muy apreciada en su época, mezclando a la perfección los sabores ácidos y dulces, con un color llamativo y cautivante.

El alcohol no tiene que estar presente en todas las bebidas
El alcohol no tiene que estar presente en todas las bebidas

En un vaso tipo Collins, con hielo, se debe agregar la soda y el ginger ale. A continuación, van un pequeño chorrito de granadina y, acto seguido, se debe revolver bien, para poder mezclar todos los ingredientes. Por último, los expertos adornan el trago con una cereza al marrasquino, aunque es un detalle del que se puede prescindir si no es del gusto de la persona.

Mojito Virgen

El mojito es uno de los tragos que más se consume en toda Latinoamérica. Los climas tropicales predisponen a tomar este clásico cóctel, que con su sabor a menta refresca hasta en los días más calurosos. En México, por ejemplo, se hizo muy común en muchos de los bares del país, e incluso se le dio un giro mezclándolo con mezcal en lugar de ron.

Pero así como es delicioso en todas sus versiones con alcohol, también lo es en su versión virgen. ¿Qué lleva? Todos los ingredientes menos el ron o el mezcal, claro. Hojas de menta, 1 o 2 cucharaditas de azúcar, 1 o 2 limas -en función del tamaño, jarabe para endulzar todavía más, y ginger ale, que se puede reemplazar por jugo de limón o soda.

Un tip para hacerlo diferente: hay quienes eligen ponerle jugo de manzana, de naranja o pulpa de frutilla, con el objetivo de darle un toque distinto. Sin embargo, no es necesario para hacer el clásico mojito, solo se aconseja para aquellos que tengan ganas de innovar.

Little Pink Pearl

Un clásico de los tragos sin alcohol.

Para prepararlo se necesita jugo de pomelo rosado, jugo de lima, jarabe de almendras, hielo y una rodaja fina de pomelo, para la decoración del trago.

En primer lugar, es necesario poner el vaso de cóctel en la heladera durante unos minutos, para enfriarlo. Se coloca el jugo de pomelo, luego el de lima, y recién ahí el jarabe de almendras en una coctelera. En ese momento se pone el hielo y se agita con fuerza hasta que se enfríe la coctelera por fuera. El contenido de la coctelera, entonces, se vuelca en un vaso y está listo para consumir.

Roy Rogers

Este trago lleva el nombre del actor y cantante Roy Rogers, al igual que sucede con el Shirley Temple, que lleva el nombre de una pequeña actriz. Rogers fue el actor del género de cowboys más reconocido en el mundo, acompañado en ocasiones por la ‘cowgirl’ Dale Evans.

Roy Rogers, uno de los tragos sin alcohol más famosos
Roy Rogers, uno de los tragos sin alcohol más famosos

Los ingredientes son hielo -como cualquier trago-, cualquier bebida cola, granadina y cerezas -no más de dos-.

Para prepararlo se debe llenar un vaso largo con hielo y agregar la cola y granadina. Ahí se debe revolver suavemente con una cuchara de cóctel o una pajita para mezclar todos los ingredientes, pero siempre con cuidado para que la cola no pierda el gas.

Piñada

A los argentinos el nombre les sonará importado, una palabra que se diría en cualquier país de Latinoamérica menos allí. Es cierto, la piñada es jugo de ananá mezclado con otros ingredientes, pero si se usa ese nombre el trago pierde la gracia.

Es una bebida que perfectamente se adapta a distintas situaciones; tomar una merienda en una tarde de verano, en un café con vista a la calle en Palermo, o beber un trago con amigos, en un bar, en pleno happy hour, mientras los demás disfrutan de una cerveza o de una copa de vino tinto.

¿Qué es, entonces, la piñada? Una simple mezcla de jugo de ananá, leche evaporada, crema de coco y pulpa de ananá natural.

Café irlandés

No todo son bares de noche, pubs, boliches o cenas en restaurantes. Por eso, no hay que olvidarse de un clásico invernal, como es el café irlandés.

En una tarde de lluvia, fría y muy gris, cuando las calles de la ciudad se convierten en un sitio inhóspito para transitar, un café puede ser un lugar para resguardarse, leer o trabajar, y esperar a que se detenga el aguacero.

Caliente y cremoso, el café irlandés también puede ser abstemio
Caliente y cremoso, el café irlandés también puede ser abstemio

El café irlandés es una bebida infalible para entrar en calor, pero ¿qué hacer si no se consume alcohol? Sencillamente, pedirlo sin alcohol; el mozo lo traerá con crema batida, algo de canela espolvoreada y caramelo. Una verdadera delicia que echará al frío del cuerpo.

¿Cuáles son los efectos del alcohol en el cuerpo?

La elección de no consumir alcohol o la restricción de su ingesta está relacionada con una serie de factores, todos asociados a la salud y al impacto que tiene esta sustancia en el organismo. Conocer cuáles son esos efectos puede ayudar a comprender por qué una persona podría elegir no tomar alcohol o por qué podría tener restringida esta sustancia de su alimentación y dieta cotidianas.

El alcohol es una sustancia psicoactiva con propiedades causantes de dependencia que se ha utilizado ampliamente en muchas culturas durante siglos. El consumo nocivo de alcohol más allá de las repercusiones en la fisiología de la personas, conlleva una pesada carga social y económica para las sociedades.

Se trata de una sustancia que afecta a las personas y las sociedades de diferentes maneras, y sus efectos están determinados por el volumen de alcohol consumido, los hábitos de consumo y, en raras ocasiones, la calidad del alcohol.

El consumo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos. Está asociado con el riesgo de desarrollar problemas de salud tales como trastornos mentales y comportamentales, incluido el alcoholismo, importantes enfermedades no transmisibles tales como la cirrosis hepática, algunos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares, así como traumatismos derivados de la violencia y los accidentes de tránsito.

Una proporción importante de la carga de morbilidad y mortalidad atribuibles al uso nocivo del alcohol corresponde a los traumatismos, sean o no intencionados, en particular los resultantes de accidentes de tránsito, actos de violencia y suicidios. Además, los traumatismos mortales atribuibles al consumo de alcohol tienden a afectar a personas relativamente jóvenes.

Los efectos del consumo de alcohol sobre los resultados sanitarios crónicos y graves de las poblaciones están determinados, en gran medida, por dos dimensiones del consumo de alcohol separadas, aunque relacionadas. En primer lugar, el volumen total de alcohol que se consume y, en segundo lugar, las características de la forma de beber.

El alcohol es una sustancia psicoactiva que puede generar dependencia
El alcohol es una sustancia psicoactiva que puede generar dependencia

En lo que respecta a los efectos que genera, en general solo se conoce una patología que afecta el hígado, denominada cirrosis. Pero, el alcohol afecta a distintos órganos y sistemas.

Esófago

Numerosos estudios han señalado que la administración aguda y crónica de alcohol, da lugar a trastornos de la motilidad esofágica y a la aparición de reflujo gastroesofágico, con todas sus posibles consecuencias.

Estómago

Desde hace años se conocen los efectos deletéreos del consumo de etanol sobre la mucosa gástrica. El paradigma de estos efectos es la gastritis aguda inducida por la ingestión de grandes cantidades de alcohol.

Aparato cardiovascular

Actualmente nadie duda del efecto del consumo excesivo de alcohol sobre el sistema cardiovascular, ya que su consumo excesivo da lugar a patologías graves como la miocardiopatía alcohólica, hipertensión arterial y arritmias.

Sistemas nervioso

Entre todos los efectos producidos por la ingestión aguda de alcohol sobre el sistema nervioso central merece destacarse la intoxicación alcohólica aguda. Los signos y síntomas de esta intoxicación son bien conocidos y se correlacionan con las concentraciones de alcohol alcanzadas en sangre, que al fin y al cabo traducen los niveles de etanol en el cerebro.

Es importante siempre tener en cuenta la necesidad de hacer una consulta médica ante la aparición de algún síntoma vinculado al consumo de alcohol.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Te puede interesar