Más artículos

¿Cuál es el marco legal básico para arrancar un emprendimiento?

¿Cuál es el marco legal básico para arrancar un emprendimiento?
Una empresa inicial que posterga los registros iniciales para una segunda etapa estaría construyendo su negocio sobre una base endeble
Por Paula Rossi, directora de Marken Co..
24.08.2018 12.14hs Tecnología

Son muchas las decisiones que un emprendedor debe tomar antes de lanzar su emprendimiento. Entre ellas, la atención de las cuestiones legales suele ser de las menos gratas pero es una de las más importantes ya que un paso mal dado al comienzo puede acarrear conflictos en el futuro.

El registro de la marca se lleva el podio de los aspectos legales que todo emprendedor debe afrontar en el momento “cero” de su emprendimiento porque sin una marca registrada, no se tiene nada.

Recién uno se convierte en dueño de su marca con el registro. Por lo tanto, un emprendedor que posterga este registro para una segunda etapa estaría construyendo “su imperio” sobre una base endeble.

En consecuencia, cualquier persona que sí tenga registrada una marca idéntica o parecida puede intimarlo para que deje de usarla y, de suceder esto, vuelta a empezar con una nueva marca con la inversión de tiempo, esfuerzo y dinero que ello implica.

Si el producto que se va a comercializar es novedoso o si tiene diseño de autor, su forma o diseño puede protegerse como modelo o diseño industrial. En líneas generales, es fundamental que el registro se realice con anterioridad al lanzamiento del producto ya que cuando se lanza al mercado, pierde la novedad, que es uno de los requisitos que exige la Ley de Modelos y Diseños Industriales para que la protección sea efectiva.

Si lo que se va a ofrecer son servicios, entonces es necesario redactar “plantillas-tipo” para presupuestar, enviar información detallando la forma de trabajo, plazos de entrega y obligaciones de cada parte; contratos con minoristas y/o mayoristas y todos los documentos legales que establezcan las condiciones en las que se van a prestar esos servicios en la relación con los clientes, proveedores y/o colegas. Estos documentos refuerzan el compromiso, muestran transparencia en las relaciones comerciales y dejan establecidas reglas de juego claras para ambas partes.

En el caso de tener una tienda online o sitio web, los documentos legales principales son los Términos y Condiciones, Políticas de Privacidad, Cookies y Políticas de venta y devoluciones.

Deben estar visibles para todo potencial cliente, quien las debe aceptar expresamente al momento de registrarse, en el caso que se exija registro para proceder con la compra (que es lo recomendable).

Por último, previo a salir a comunicar el emprendimiento en redes sociales, es conveniente analizar el contenido que se va a compartir y determinar cuál amerita ser registrado ya sea por la información valiosa que contiene, el efecto viral esperado, si forma parte de una campaña de marketing importante o por el trabajo que llevó hacerlo.

La protección corre por la vía del Derecho de Autor y, en este caso, el registro no constituye como autor a quien realizó ese contenido porque se es autor desde el momento preciso de su creación. Pero igualmente es importante realizarlo porque si se detecta algún uso no autorizado es la primera constancia que la red social va a solicitar al efectuar la denuncia online.

No es fácil encarar todas estas cuestiones legales pero son necesarias para crecer en forma responsable y construir un emprendimiento sobre bases sólidas, que es siempre garantía de éxito.