Más artículos

Danone replantea operación local: ¿cuánto debe rendir un negocio para que alguien ponga plata en Argentina?

Danone replantea operación local: ¿cuánto debe rendir un negocio para que alguien ponga plata en Argentina?
A los casos de Glovo y Falabella, ahora se le suma la multinacional francesa, que anunció una "revisión estratégica". ¿Por qué se van del país?
Por iProUP
19.10.2020 12.35hs Tecnología

Argentina está en una plena sangría de empresas. El incierto contexto económico pone en jaque las operaciones de multinacionales de toda índole. Primero fue Glovo, luego la venta de la operación local de Falabella. Y ahora se suman otras firmas a la lista de empresas que, en la cuarentena, anunciaron su intención de retirarse de la Argentina.

Ahora, la compañía francesa Danone está analizando toda su cartera para identificar los activos de bajo rendimiento en la mayor reorganización por parte de su máximo ejecutivo, Emmanuel Faber.

El grupo cotiza cerca de un mínimo de seis años. La compañía quiere vender la marca de proteína en polvo Vega y un negocio en la Argentina, deshaciéndose de empresas que contribuyen con u$s 585 millones a sus ingresos.

"El Grupo Danone tomó una decisión en la que se revisará estratégicamente el desempeño de algunos activos. Argentina forma parte de esa estrategia. Como empresa revisamos constantemente nuestro portafolio para asegurarnos que esté alineado con nuestras metas y objetivos. Este proceso está por comenzar y, por lo tanto, no implica ninguna opción concreta. Llegado el caso, la empresa informará oportunamente cuando haya completado su revisión", dijo la filial local de la empresa ante una consulta de Infobae.

"Durante los últimos 25 años, Danone ha desarrollado sus actividades en Argentina con relaciones comerciales históricas y en sociedad con empresas locales. Estamos confiados que esta revisión estratégica del negocio es el enfoque correcto para asegurar un futuro sostenible de nuestras operaciones", detallaron fuentes de la compañía en el país.

Los activos de la empresa en el país -que incluyen negocios con marcas como La Serenísima, Villavicencio, Villa del Sur, Nutrilón y otras- rondan los USD 548 millones y dados los malos resultados en el entorno "hiperinflacionario" del país, están primeros en la lista de aquellos de los que la empresa analiza evaluar.

Éxodo

En los últimos días, sorprendió el listado de compañías internacionales -como Falabella, Glovo, y antes, Latam- que decidieron abandonar Argentina. Según expertos, el éxodo recién comienza: los principales estudios del país vienen gestionando muchas más ventas.

"En el primer semestre de 2020, de acuerdo con los relevamientos preliminares que realizamos en Finanzas & Gestión, se concretaron 30 transacciones de M&A (fusiones y adquisiones)", confía a iProUP Patricio Rotman, director de la consultora.

Y añade: "Más de 15 firmas internacionales ya han vendido sus negocios en Argentina", mientras que otras "estarían en búsqueda de incorporar socios locales para minimizar riesgos y pérdidas".

 

Según expertos consultados por iProUP, las transacciones durante la cuarentena involucran grupos fuertes argentinos que buscan expandirse o diversificarse y quieren aprovechar el momento en que muchas firmas en problemas "prácticamente están a precio de regalo".

Esto último ocurre en sentido literal: empresarios se desprenden de compañías con la condición del mantenimiento de los empleados, liberarse de pasivos y cubrirse ante contingencias laborales y judiciales. "En algunos casos, sin nada a cambio", completan las fuentes.

Cómo se evalúan

En la actualidad, existen dos formas de estimar el valor de una compañía:

  1. Análisis comparativos. Es decir, tomar como base otras empresas similares y a partir de esa referencia hacer los ajustes del caso
  2. Flujo de fondosse proyectan los ganancias de los años subsiguientes y se las descuenta a una tasa de interés para determinar el valor presente. Es el método más usado (ver infografía)

A partir del flujo de fondos futuro estimado, puede obtenerse el "precio actual" de una compañía y cuán rentable puede resultar una inversión. Por ejemplo, el Valor Presente Neto (VPN) de un proyecto se calcula de la siguiente forma:

  • Implica un desembolso inicial de $1.000 por parte de inversores
  • Luego se obtendrán ganancias de $600, $300, $300, $200 y $500 en los cinco años subsiguientes
  • Quienes aportan el dinero exigen un 15% por su capital aportado:
  • Tal como puede apreciarse, a ese interés (15%), el proyecto arroja un beneficio "traído a valor de hoy" de $308
  • Si, en cambio, la tasa sube al 20%, esa ganancia se reduce a $179
  • Cuanto mayor sea ésta, más se achica el valor final (un mecanismo similar se aplica en el mercado financiero para calcular el precio y tasa de un bono)
  • La TIR (tasa interna de retorno) es el porcentual de interés que hace que el flujo de fondos (descontado) sea "cero". Es decir, es el valor "límite"
  • Es decir, si ese flujo de fondos se descuenta a una tasa mayor que la TIRel valor del proyecto pasa a ser negativo (arroja pérdidas)
  • En el ejemplo en cuestión, sería del 28,8%. Así, por encima de dicha tasa no conviene la compra de la empresa

Este método del VPN se suele elegir por diversos motivos, entre los que se destaca el hecho de que, en Argentina, no existe un sistema de capitales desarrollado para comparar firmas similares.

Negociación

La falta de confianza en la economía local agrega condimentos al proceso de valuación. Ignacio Aquino, de PwC Argentina, afirma a iProUP que "hay un conjunto de eventos que erosionaron la confianza de los inversores", entre los que destaca: 

  • "Una situación macro muy deteriorada, que en algunos temas viene del gobierno de Mauricio Macri: dólar, cepo, falta de libertad para girar dividendos en dólares"
  • "El mal funcionamiento de la Justicia a ojos de los empresarios, lo que genera incertidumbre y reglas de juego poco claras"
  • "La pandemia empeoró la situación de muchas empresas por la baja del consumo"

Según Aquino, "Argentina viene perdiendo atractivo como centro de inversión a nivel internacional" y dispara: "En muchos países hay problemas por la pandemia, pero las compañías no se van. De aquí sí por falta de confianza y perspectiva a futuro".

Todo esto influye en los cálculos a considerar a la hora de valuar una firma con operación local.

1. Valor de tasa de descuento

Como se dijo anteriormente, la valuación de una empresa surge del flujo futuro de caja traído a valor presente. Para ello (ver infografía anterior), hay que descontar ese flujo a una tasa que es, precisamente, la que exigen los inversores. ¿Y cuánto es hoy día? Ricardo Panico, del Estudio Ferreres, indica a iProUP que se ubica entre el 20% y el 25% en dólares según el sector.

"Como la renta de los bonos de la deuda reestructurada, por ejemplo, es de 12%, se considera que una diferencia de 5% es muy baja, sobre todo porque la inversión en una empresa no es líquida. Por eso, la tasa para calcular el valor de una firma argentina ronda el 25% en dólares", revela.

Tomás Smudt, del estudio Laiún, Fernández Sabella & Smudt, advierte que "la proyección de esos flujos se ve afectada por la incertidumbre la coyuntura macro, la menor posibilidad de realizar negocios rentables, la alta carga tributaria y la dificultad para girar ganancias o distribuir dividendos".

En tanto que, Fernando Garabato, de BDO Argentina, coincide en que la tasa de descuento que se está tomando con actores trasnacionales es cercana a un 25% en dólares.

"Si la operación es entre locales, existe un nivel de negociación a cifras menores. Dependiendo de la industria y nivel de endeudamiento, puede pensarse en un rango que del 12% al 18% siempre en términos de moneda estadounidense" confía el experto.

"Igualmente, el otro problema no está en la tasa de descuento si no en la volatilidad de los flujos de fondos a descontar", señala Garabato. Los expertos consultados por iProUP afirman que ese porcentaje baja al 9% en Chile; 11%, en Brasil; y 3%, en Estados Unidos.

2. Tiempo de recupero

"Al incorporar el alto riesgo argentino en el descuento de ingresos futuros, el valor de una compañía termina vinculándose con los flujos que estima generar a corto plazo", asegura Smudt.

Y añade: "Esto implica que una empresa que realiza una inversión en Argentina, dependiendo de la actividad, pretende un tiempo de recupero mucho menor que en países menos riesgosos".

"Tiempo atrás, se pedía cinco años para el recupero y una tasa de retorno del capital de 20%. Pero con la suba del riesgo país, esas exigencias cambiaron: 2 a 3 años y hasta 35%", indica.

Según analistas, en Brasil o Chile ese plazo se extiende hasta los 5 o 6 años. En economías desarrolladas, como EE.UU o Europa, puede llegar hasta los 15 años.

Los inversores exigen retornos
Los inversores exigen retornos hasta cuatro veces superiores a los de otros países de la región

3. Forma de pago y moneda

Garabato afirma que es "muy común que existan pagos aplazados o en moneda local, por lo que "en estos casos cobra relevancia el mecanismo de ajuste del valor de modo que refleje el poder adquisitivo de la moneda durante el tiempo".

El experto señala que si se pacta en divisa dura, "la dificultad de acceso al mercado cambiariomás el efecto licuación que tiene la multiplicidad de tipos de cambio sobre el flujo de fondos, genera una dificultad adicional a la hora de negociar el múltiplo de valor".

4. Cuestiones laborales

Garabato resalta como central "evaluar las contingencias laborales y, en particular, el tema de las indemnizaciones del personal cuando el traspaso de la unidad de negocio así lo requiere".

Esto se debe a que las indemnizaciones son un costo muy relevante, el cual "no debe analizarse no sólo desde el punto de vista financiero, sino también desde el cultural, en cómo le impacta la relación con los sindicatos a la operación del negocio", resalta Garabato.

Las que venden por nada

Mariano Sánchez, de KPMG Argentina, advierte a iProUP que en estos momentos el precio pasa a un "plano secundario", ya que "muchas firmas sólo piden irse sin perjudicar la marca ni retener contingencias a futuro.

"Se prioriza transferir a la empresa con los empleados y no cobrar nada, y si se recibe algún pago es a valores reducidos. Depende del sector y la firma, pero en todos los casos los precios están bajos y los que buscan comprar están detrás de valores descontados", puntualiza.

Martín Ghirardotti, del estudio Lisicki, Litvin & Asoc, coincide en que "muchas veces lo que vale, por ejemplo, $10 millones se vende a la mitad. Incluso, hay compañías que se van sin pedir nada, más aún si hay contingencias laborales o altos pasivos".

"Sin embargo, todavía hay quienes tienen excendente de pesos que buscan comprar compañías que en épocas de bonanzas valían más", afirma a iProUP María Shakespear, del Estudio Beccar Varela.

Además, la experta añade que "esos inversores saben que, si soportan la compleja situación actual, se quedarán con un activo que puede ser estratégico", por lo que apuestan a obtener lo siguiente:

  1. Una buena marca.
  2. Una porción mayor del mercado.
  3. Un activo estratégico.

"Es decir, un buen canal de mercado o clientes con gran potencial", enfatiza Shakespear, quien asegura que hay venture capital "interesado" en adquirir firmas argentinas a precio de saldo.

Según la especialista, se trata de "fondos de inversión que vienen a Brasil y miran a la Argentina, y, por el tipo de negocios que buscan, pueden invertir tomando riesgos".

Algunos de esos sectores son fintech y tecnología, que esperan beneficiarse si la Ley de Economía del Conocimiento es aprobada

Algunas compañías venden por 0 dólares: a cambio piden cubrirse de litigios y pasivos
Algunas compañías venden por 0 dólares: a cambio piden cubrirse de litigios y pasivos

En tanto, Sánchez añade que "en épocas de crisis, lo que se verifica es que las firmas se centran en su core y se desprenden de unidades de negocios que no son centrales para reforzar otras".

"Hoy, los principales interesados son inversores, locales e internacionales, con presencia en Argentina y que encuentran en una potencial transacción un fuerte sentido estratégico o la oportunidad de adquirir activos en valores de distress", comenta Rotman.

En su visión, esta situación se mantendrá en el corto y mediano plazo. "Los procesos de reestructuración de pasivos que están enfrentando diversas ramas de actividad continuarán siendo un importante motivo por el cual se inicien procesos de venta", concluye.

Fuente: iProfesional