Más artículos

Cabify alienta a mujeres a subirse a la plataforma con estos beneficios extraordinarios

Cabify alienta a mujeres a subirse a la plataforma con estos beneficios extraordinarios
Las apps de movilidad protagonizan una fuerte competencia por atraer conductores y en este escenario también se cuela la perspectiva de género
Por Andrea Catalano
25.01.2021 12.12hs Tecnología

Meses después de que Uber lanzara el programa para animar a que más mujeres no sólo se suban a la aplicación sino que la usen para generar ingresos en los momentos que les pueden resultar más convenientes, Cabify también avanzó en un acuerdo con la comunidad Mujeres al Volante para incrementar la cantidad de conductoras en esta plataforma.

Las decisiones tomadas en ambas compañías se debe a que la cantidad de mujeres que manejan en general es bastante menor a la de los hombres. Por un lado, en la Argentina sólo el 27% de las licencias de conducir categoría B (las que habilitan para manejar autos y motos particulares) pertenecen a mujeres, porcentaje que se reduce al 6% cuando se trata de licencias profesionales, de acuerdo a datos de Grow, una ONG que aborda los temas de género y trabajo.

En Cabify, por caso, el 3% del total de conductores son mujeres, razón por la que encararon la alianza con Mujeres a Volante para avanzar en la reducción de la brecha de género.

Uber también ofrece el servicio Ellas para que las mujeres conductoras sólo acepten viajes de mujeres
Uber también ofrece el servicio Ellas para que las mujeres conductoras sólo acepten viajes de mujeres

Para lograr este objetivo, la compañía prevé que las conductoras que se suman a partir de ahora tendrán una comisión diferencial del 10% durante los primeros tres meses–contra una comisión general de 25% que abona el resto de los socios conductores en general- en el marco de un plan de seis meses, es decir, que finalizará a mitad de este 2021.

"Creemos que esta iniciativa será de gran impacto, porque buscamos acercar a las mujeres una alternativa para obtener un ingreso extra. Asociándose con Cabify como usuarias conductoras, podrán ganar dinero y generar un ingreso administrando su tiempo y disponibilidad como más les convenga. Estamos muy contentos de trabajar este proyecto con Mujeres al Volante que son especialistas en este tema", explicó Florencia Sassone, head of marketing de Cabify al realizar el anuncio del programa.

En ese sentido, desde Mujeres al Volante señalaron que "uno de los propósitos de nuestra comunidad es contribuir a la disminución de esta brecha. Por eso estamos contentas de sumarnos a la iniciativa de Cabify para lograr este objetivo. También aspiramos a que las mujeres que ya estén al volante tengan una mejor experiencia".

Conductoras se buscan

Parte de las razones por las que escasea la cantidad de mujeres conduciendo las apps de movilidad tiene que ver con los temores que significa moverse en determinados horarios y zonas por la seguridad.

Por esa razón, las plataformas que ya comenzaron con estrategias de género concretas se apoyan en herramientas tecnológicas para darles seguridad a las mujeres que comienzan a conducir para generar ingresos.

Tanto Uber como Cabify avanzaron en la implementación de verificación de identidad de usuarios nuevos que realicen viajes en Buenos Aires. En el caso de Cabify, la herramienta venía siendo testeada con buenos resultados en las cuentas de algunos usuarios y ahora está operativa en un ciento por ciento.

"La naturaleza digital de nuestro modelo y el trabajo que hemos desarrollado en nuestra aplicación logran mejorar la exposición a la inseguridad que tradicionalmente se ha asociado al sector de la movilidad urbana. Monitorizamos trayectos en tiempo real, podemos colaborar con las autoridades para bloquear zonas peligrosas y establecer canales de comunicación más directos con los servicios de emergencias", agregó Sassone.

Después de haberse convertido en sponsor de River y Boca, Cabify quiere ahora más mujeres conductoras
Después de haberse convertido en sponsor de River y Boca, Cabify quiere ahora más mujeres conductoras

Arranca así un plan de acción que contempla el desarrollo en los próximos meses de distintas iniciativas y programas que se han diseñado a partir de su experiencia acumulada en captación de usuarias conductoras para lograr que más mujeres se sumen como usuarias conductoras de Cabify.

Más allá de la cuestión de género, las plataformas también compiten por los conductores cuya disponibilidad resulta clave para que la aplicación sea solicitada para realizar la mayor cantidad de viajes posibles. Quienes generan ingresos a través de estas apps difícilmente estén casados sólo con una de ellas, sino que cuentan con al  menos dos para ver cuál les conviene según el momento del día. Animar a más mujeres responde a reducir la brecha de género pero también a animarlas a que se sumen por la necesidad de conductoras disponibles.

Reducir la brecha

Las iniciativas que están impulsando Cabify y Uber para incluir a más mujeres conductoras contrasta con la ausencia de políticas de Estado orientadas a ese fin en la Argentina. Se trata de un escenario muy distinto al que se da en otros países donde la educación vial es obligatoria, tal como ocurre en Alemania y Austria, tal como se desprende en el informe de Grow.

En esos países, esta formación arranca en la primaria de manera obligatoria y se inicia con los aspectos más sencillos como el aprendizaje y lectura de las señales de tránsito para, luego, aplicar esas prácticas de manera conjunta con los docentes en salidas orientadas a ese fin. En Estados Unidos, en tanto, la educación vial es un curso obligatorio que se dicta en el tercer año del secundario y que, de alguna manera, habilita a que el 50,6% de las personas con licencia de conducir sean mujeres.

En la Argentina no  sólo no se dan estas condiciones sino que, además, el informe de Grow subraya que "en la actualidad aún existen prohibiciones legales para la contratación de mujeres en determinadas industrias como explicita la ley de contrato de trabajo. Exclusivamente vinculadas al mundo del transporte, el artículo 11 menciona restricciones para que las mujeres se desempeñen en carga y descarga de navíos; en canteras o trabajos subterráneos; en la carga o descarga por medio de grúas; como maquinistas y foguistas; y en el transporte de materias incandescentes. Si bien algunas de estas prohibiciones no se cumplen, refieren a una época y pensamiento que refleja que la mujer requiere de protección y no es apta para las mismas tareas que un varón".

Es la razón que explica que, cuando una mujer comienza a desarrollar alguna de estas actividades y comience a marcar el camino para otros, ese hecho sea considerado una noticia a destacar.

Por esa razón, desde la ONG Grow destacaron en su reporte que el desafío del sector privado es visibilizar historias de mujeres conductoras que permitan difundir distintas realidades, contar los beneficios de esta actividad para ellas, elaborar materiales para escuelas sobre educación vial con enfoque de género y hacer alianzas con distintos sectores y empresas para que juguetes, deportes, dibujos animados, libros y demás incluyan contenidos donde el transporte muestre a las mujeres y tenga, en definitiva, perspectiva de género.

Temas relacionados